~Viaje literario (22)

Oscuros, de Lauren Kate

¿Qué huella ha dejado?:

—-

PREDESTINADOS A ENCONTRARSE…

…CONDENADOS A PERDERSE.

—-

Ángeles caídos, sombras que acechan, recuerdos enterrados en algún lugar de la memoria, una muerte inexplicable, dos corazones, dos jóvenes, un amor doloroso y maldito…

—-

Oscuros es una de esas novelas que podrían haber dado mucho más de sí pero que, por un motivo u otro, se perdieron en algún punto del camino y quedaron en meros libros del montón con un final que deja una vaga promesa, y esperanza, de mejorar en su siguiente entrega.

Para mí hay cuatro puntos fundamentales que han hecho que este libro no haya sido todo lo que esperaba de él:

Primero. Lucinda Price. Más conocida como Luce, la protagonista de esta historia y la chica a través de la cual lo veremos y viviremos todo. Ella es ¿cómo decirlo?, como un guiso al que no se le ha echado ni un pellizquito de sal, es decir, SOSA e INSÍPIDA (valga la redundancia) como ella sola. Sin carácter, cobarde, débil, dependiente, y con prácticamente una sola cosa en la boca y la cabeza: Daniel, Daniel y más Daniel. O en su defecto el tercero en discordia, Cam. El otro chico guapo, el simpático y atento por el que alguna vez dudará con el eterno ‘Quiero a Daniel, pero es que Cam me trata tan bien… y es tan guapo…’. ARG, ARF, PUAJ.

Segundo. Daniel Grigori. ÉL. El único protagonista masculino hasta hoy día que durante las primeras 3/4  partes del libro me ha dejado total y absolutamente fría e indiferente. Aunque claro, no es que sea culpa del pobre chico, sino del planteamiento que le da la autora a su rol en la historia. Uno bastante desacertado en mi opinión ya que no te deja conocer prácticamente nada al personaje hasta el final y entre tanto tan solo compartimos, al igual que Luce, algunos momentos aislados donde cruzan unas pocas palabras y breves momentos, unas veces amables y otras no tanto donde parece casi que le vaya a escupir en la cara ^^U. Al más puro estilo “doctor Jekyll y mister Hyde” vaya. Aunque no deja de ser un comportamiento entendible tras lo leído en la presentación/prólogo del libro. Narrado por el propio Daniel.

Tercero. El ritmo. Lento y sin apenas acción de ningún tipo, casi siempre dando vueltas a lo mismo. Sé que esta solo es la primera de unas cuantas partes y por tanto todo es muy introductorio, pero no creo que una cosa quite la otra y que esto deba influir en la agilidad de la narración.

Cuarto. La historia de ¿amor?. Más bien de obsesión. Vale que Luce sienta algo instantáneo, llamémoslo atracción fatal, por Daniel nada más verlo como vestigio y recuerdo de sus encuentros pasados. Y vale que sueñe con él como fruto de lo mismo. PERO, no me resulta nada de nada creíble que puedas enamorarte perdidamente de una persona si apenas tienes trato con ella y el poco que tienes, como decía antes, sea tan dispar porque él directamente te huye como si fueras la peste (como es lógico teniendo en cuenta las consecuencias de un acercamiento).

Pero todo no iba a ser malo. La ambientación oscura y la localización diferente son un punto a favor. Todo se desarrolla en el reformatorio Espada & Cruz, un lugar gris, lúgubre, húmedo, descuidado, con cámaras de vigilancia, ventanas con barrotes, un cementerio y una antigua iglesia reconvertida en piscina. Ciertamente se agradece el cambio que nos aleja de los típicos pasillos de instituto, las animadoras y los jugadores de fútbol.

Y a esto hay que añadir unos secundarios decentes, sobre todo Cam y Penn, la que en un principio puede parecer la típica ratón de biblioteca, que lo es, pero además tiene todo lo que le falta a Luce, personalidad, carácter, fuerza, decisión…

Penn le dio un golpecito en la cabeza.
-¿Hay alguien ahí? A la biblioteca, como te he dicho en la nota. -Entonces se percató de la cara inexpresiva de Luce-. ¿No has recibido ninguna de mis notas? -Se dio una palmada en la pierna-. Pero si se las di a Todd para que se las diera a Cam para que te las diera a ti…
-Pony Express. -Cam se puso delante de Penn y le mostró a Luce dos trozos de papel doblados que sostenía entre el índice y el dedo corazón.
-A ver si me lo aclaras. ¿Acaso tu caballo se ha muerto de cansancio por el camino? -le dijo Penn en tono desabrido, y cogió las notas.

Llegamos pues al final donde, ¡por fin!, la cosa remonta. Luces, cámara y ¡acción!. El tan esperado momento donde pasa ALGO, algunas cosas se ven venir, otras te cogen por sorpresa. Algunos secretos se desvelan y otros se quedan en el tintero. Entonamos ¡aleluya! porque comenzamos a conocer a Daniel. Sí, más vale tarde que nunca. Y al fin lo suyo con Luce empieza a parecer una relación verdadera, normal. Un final cual bote salvavidas lanzado a un náufrago a la deriva en mitad del océano.

Me quedo pues con esa luz que arroja el desenlace en vistas a su continuación. Con ese sabor a esperanza de que lo bueno está verdaderamente por llegar. De un cambio en el ritmo de los acontecimientos y, sobre todo, en la actitud y comportamiento de Luce, quien hace una promesa, espero que no vana, de ser fuerte y luchar. A ver si es verdad.

Y dicho todo esto quizás alguien se pregunte que cómo es que le doy un 3/5. Y es que, a pesar de todo, el libro te intriga lo suficiente como para incitarte a la lectura, para querer desentrañar qué demonios se cuece en torno a Luce y Daniel. Además del ya mencionado fin que supone un empujón positivo con respecto al resto de la obra.

—-

Oh! no puedo terminar sin hacer referencia a una grave enfermedad que parece atacar últimamente a la mayoría de los libros. Hablo de la erratitis aguda. Y este ejemplar sufre de ella, habiéndome encontrado unas cuantas lindezas como: ‘Tenía los hombros estaban encorvados’. Por poner un ejemplo. En serio, ¿donde se han metido los correctores? ¿o es que se están quedando todos ciegos?. De verdad que no lo entiendo…

—-

PD: Al parecer Disney se ha hecho con los derechos de esta saga para llevarla a la gran pantalla.

—-

—-

Extra:

-Página web de la autora => AQUÍ

-Twitter de la autora => AQUÍ

Anuncios

~Por su cara bonita (1)

Con tantas y tantas novedades suculentas que no paran de llegarnos de un tiempo a esta parte, para que nuestros bolsillos no se resientan inútilmente lo más común suele ser investigar un poco sobre esa posible futura lectura, ver reseñas y opiniones varias para, más o menos, ir sobre seguro (siempre teniendo en cuenta que cada persona es un mundo, pero para eso están esos rinconcillos que sabemos que poseen gustos afines a los nuestros ^^). Sin embargo hay veces en las que un libro en cuestión nos entra por el ojo, nos llama con su “canto de sirena”, y lo miramos y nos encandila aunque no sepamos absolutamente nada de él. Y no hace falta, porque ya nos ha enamorado simple y llanamente por “su cara bonita“, por esa PRECIOSA portada y puede que ayudado por unas palabras muy bien escogidas susurradas quedamente en su dorso.

Y ahí es donde nace esta nueva sección, una especie de wishlist muy superficial, todo hay que decirlo. Pero es así, una es humana y débil a la tentación. Y caprichosa, y si algo me entra por el ojo y me “roba el corazón”, LO QUIERO. Aunque quizá, como muchas veces cuando solo nos fijamos en el exterior, el interior no haga justicia.

¿Os ha pasado u os pasa también a vosotr@s?. ¿Queréis y compráis alguna vez un libro solo porque os ha enamorado su hermosa portada?, ¿o sois siempre cautos y esperáis a tener un poco de información sobre el mismo antes de lanzaros?.

En mi caso ya sabéis a qué grupo pertenezco… Así pues vamos con mi primera tentación, la cual ni siquiera está aún a la venta y por eso todavía no forma parte de mi estantería, pero lo hará :P:

Nota: Sinopsis y fragmento traducidos por servidora, así que disculpad si algo puede sonar raro o no está del todo bien >_<.
Nota 2: No me matéis si sucumbís a ‘su cara bonita’ vosotros también después de leer esta entrada XD.

PEGASUS, de Robin Mckinley

Una fantasía magníficamente escrita sobre la amistad de una princesa y su pegaso.

Debido a una alianza milenaria entre humanos y pegasos, la princesa Sylviianel es ceremonialmente ligada a Ebon, su propio pegaso, en su décimo segundo cumpleaños. Las dos especies coexisten pacíficamente a pesar de la barrera lingüística que los separa, dependiendo ambos, humanos y pegasos, de “magos-hablantes” especialmente entrenados como el único medio de comunicación real.

Pero para Sylvi y Ebon es diferente. Ellos pueden entenderse el uno al otro, lo que los acercará. Tanto que su vínculo se convierte en una amenaza para el status quo y posiblemente para la futura seguridad de sus dos naciones.

Sylvi se sentó en la cama. Algo se había movido muy rápidamente entre la ventana y las estrellas; algo no sólo rápido, sino grande. Allí, allí estaba de nuevo, más alto que la primera vez… No, se había ido de nuevo; no, no ido; se había depositado, vuelto y…

Ebon dobló sus alas en el último minuto para pasar a través de la ventana y aterrizó de manera bastante abrupta y dura, dobló las rodillas y rodó sobre su lado derecho, envuelto en sus alas, solamente haciendo un mínimo ruido para todo eso. Sylvi estaba fuera de la cama y arrodillada a su lado antes de que se pusiera en pie de nuevo.

Ow -dijo-. Debe haber una manera mejor. ¿No puedes dormir en algún lugar con ventanas más grandes?

¿Estás bien?

Caminó una vez alrededor de la habitación levantando la patas con cautela.

Si, no te preocupes. Se nos enseña a caer y rodar cuando aprendemos por primera vez a volar siendo unos bebés. Ellos me enseñaron con especial énfasis porque siempre he sido demasiado grande. Había muchos de esos agoreros cuando yo era una cría proclamando que sería demasiado grande para volar. ¡Ja!. Pero no te rompes nada si ruedas. ¿Estás lista para ir?.

Sylvi, aún confusa por su repentina entrada, se quedó perpleja.

¿Ir a dónde?

Fecha de salida Noviembre de 2010

~IMM (9) VLOG (3)

In my mailbox nació de manos de The Story Siren,  el cual se inspiró en el blog de Alea, y que a su vez Letras y Escenas se encargó de ‘españolizar’ :D.
La idea es sencilla y consiste en: cada vez que os regalen un libro, os lo presten, lo cojáis de la biblioteca, os lo compréis… Se sube un post IMM para compartir esas futuras lecturas.

Al fin, después de algo más de un mes, puedo traeros un nuevo IMM Vlog. Esta vez uno muy “sireno” como bien podéis ver sin necesidad de darle al play (ya que el señor youtube es un chivato, jo >3<). Si, aunque parezca mentira me he atrevido a ponerme frente a la cámara (¡¡OMG-OMJ-OMD-OMS!!) ¿y sabéis qué?, ¡que me ha costado mucho menos de lo que pensaba!, de hecho me he sentido bastante más cómoda que grabando oculta “en las sombras”. Lo sé, soy rara XD.

He intentado ser breve, aunque tenía bastantes libros acumulados desde el último IMM y además me enrollo lo que no hay en los escritos hablando, así que nada, toma 13 minutos de vídeo que me han hecho dividir el Vlog en dos partes, aunque como la grabación en sí ya sufrió un corte (como no, no podía yo grabar sin ningún percance) pues he aprovechado para cortar por ahí :P. Y nada, me he dado cuenta de que gesticulo una barbaridad con cara y manos ó3ò. Tsk, si es que… soy exagerada hasta para eso Ux_D.

En fin… Sin más, un poco más Cloe aún que en el anterior (esto va por etapas, con cada Vlog le voy perdiendo el respetito a la cámara y soy más yo. Hasta que lo sea del todo y entonces os de miedito profundo XD) aquí va mi 3er IMM Vlog:

Link directo por si el vídeo aquí en el blog da algún problema: http://www.youtube.com/watch?v=K_PoiXv0fdM

—-

Link directo por si el vídeo aquí en el blog da algún problema: http://www.youtube.com/watch?v=2xrnvhbaVuk

~Viaje literario (21)

Temblor, de Maggie Stiefvater

¿Qué huella ha dejado?:

—-

Cuando el amor te hace temblar en otoño, es mejor que el invierno no llegue nunca
Sobre todo si el frío tiene el poder de arrebatarte a aquel que amas.

Hace seis años Grace fue arrancada del columpio en el que jugaba y arrastrada al interior del bosque por una hambrienta manada de lobos. Aquel día hubiera sido el último, su sentencia de muerte, si uno de ellos, un lobo de intensos ojos amarillos, no la hubiera salvado.

Desde entonces, año tras año, invierno tras invierno, lobo y chica se observan mutuamente desde sus respectivos mundos. Ella desde el patio trasero de su casa, él desde el lindero que delimita su bosque con esta. Hasta que llega el verano y la manada desaparece, dejando a Grace sobrecogida por su ausencia, por la falta de su lobo, sin saber que hay un motivo detrás de esa intermitencia. Sin embargo, este año, este septiembre, descubrirá la causa y por primera vez deseará que el invierno no llegue nunca y que el otoño dure para siempre, pues esa será la única manera de conservar al chico de extraños ojos amarillos, la única forma de que Sam permanezca a su lado…

El día que estuve a punto de hablar con Grace fue el más caluroso que recuerdo. Aunque la librería tenía aire acondicionado, el calor entraba a bocanadas por la puerta a través de los ventanales. Yo estaba acomodado en un taburete tras el mostrador, intentando absorber hasta la última gota del verano. Con el paso de las horas, la luz del mediodía fue destiñendo los libros de las estanterías hasta convertirlos en una versión pálida y brillante de sí mismos, calentando el papel y la tinta que guardaban hasta que flotó en el aire un olor a palabras no leídas.

Antes que nada, si me lo permitís, quisiera comenzar  dando un consejo pues este libro sufre de lo que yo llamo “el mal de Hush, Hush”, que aqueja a historias que nos llegan con un bombo y platillo desbordantes, tremendamente aclamadas al otro lado del charco y con un marketing impresionante detrás, lo que hace que las expectativas con respecto a ellas estén altas, muy altas, originando que en la gran mayoría de los casos nos acaben defraudando. Por ello os recomendaría encarecidamente que os olvidéis por completo de todo aquello que rodea a esta novela y la abordéis, dentro de lo posible, como si no la conocierais. Casi como si la acabarais de descubrir y no supierais del todo qué os aguardan sus páginas. O sino directamente, esperad lo peor. Yo lo hice así, desconecté, pulsé el pequeño botón de reset y comencé a leer, y os puedo asegurar que disfruté mucho del libro, muchísimo.

Dicho esto prosigo con mi valoración propiamente dicha:

Temblor es dulce, tierna, emotiva, romántica, encantadora, suave, tímida, sensible, cálida… Y sobre todo desborda AMOR.

Mentiría si dijera que el comienzo del libro no desconcierta, que sus primeras 65 páginas no dejan un regusto extraño en cuanto al comportamiento de Grace, la cual da un poco de miedito y a ojos profanos puede pecar de rozar la zoofilia. Sin embargo, desde mi punto de vista (y habrá quien coincidirá y quien no), este comportamiento se ve justificado más adelante. Uno, por una parte de ese salvamento que quedó grabado en su subconsciente, pero que ella en un principio no recuerda. Y dos, por su propia naturaleza. Claro que, hasta que llega el punto en el que estas dos cuestiones se desvelan y uno puede comprender, al menos en gran parte, el por qué de esa “fijación morbosa” por su lobo, muy pocos serán capaces de evitar el alzar más de una vez la ceja ante ciertas situaciones y sobre todo pensamientos de esta muchacha. Pero no os asustéis, que entre esas páginas iniciales no todo serán curvamientos cejiles y no solo conviviremos con nuestra protagonista, sino también con Sam, pues los capítulos alternan la narración desde el punto de vista de uno y otro, sin orden establecido pero siempre indicando tres cosas: número de capítulo, en qué piel nos metemos y qué temperatura hace. Y así llegaremos a ese punto de inflexión donde chica y chico se encuentran…

Grace conoce a Sam, la otra piel de Sam.

Y es entonces cuando con un lánguido suspiro y una sonrisa boba en los labios, nos sumergimos de verdad en su historia. Nos dejamos arrastrar y arropar sin remedio por la dulzura de su relación, y lo digo en el buen sentido. De hecho en ningún momento el libro me resultó empalagoso, sino todo lo contrario, lleno de una timidez y una ternura que me hacían sonreír y emocionarme como una tonta. Porque sin duda lo mejor de Temblor son ellos: Sam y Grace, Grace y Sam

SAM

Un protagonista masculino de los que se ven pocos, lejos de ser el chico malo, peligroso, sarcástico y que esconde sus sentimientos tras un muro de perfección, él es sensible, inteligente, reflexivo, inseguro en lo tocante a Grace, curioso, tímido, sincero (tanto que no es capaz de mentir), romántico, fuerte y luchador con alma de poeta y compositor de bellas canciones. ¿No es para derretirse?. Yo lo hice. Sam me enamoró, irremediable e irreversiblemente. Él y su historia, su pasado. Esos vistazos al niño que fue, lo que vivió, tanto el antes como el después de entrar a formar parte de la manada. Sus recuerdos duros, otros bellos. Su relación con Beck, el líder de la manada cuando son humanos, un padre para él. Su férrea lucha por no perderse a sí mismo, por ser siempre y ante todo él, Sam, solo Sam. Sobre todo ahora que tiene por fin a Grace. Ahora que sabe lo que es amar y ser amado.

Pero el tiempo se acaba y este es su último año.

Abrí los ojos y los observé en el espejo hasta que su forma y color dejaron de tener significado. Me pregunté qué vería Grace en mí, por qué la fascinaría tanto. ¿Qué era yo sin mi piel de lobo? Solo un chico tan lleno de palabras que le rebosaban por la boca.
En aquel momento, cada verso, cada letra de canción que tenía en la cabeza, terminaba con la misma palabra: amor.

Y es que Maggie Stiefvater, en esta primera entrega de su trilogía de ‘Los lobos de Mercy Falls’ nos presenta una nueva visión de los licántropos donde la transformación no es a voluntad, ni tampoco fruto de la influencia de la luna o de un acceso de furia, sino que está condicionada por el frío y por el calor. El frío invierno los convierte en lobos y el cálido verano en humanos. Sin embargo es un cambio que se va “deteriorando” con el paso de los años, ya que conforme estos avanzan cada vez necesitan más calor para cambiar hasta que llega un momento en el que no lo harán más y vivirán por siempre en su forma animal.

Como decía, este es el último año en el que nuestro protagonista vista su piel humana. Pero tanto él como Grace lucharán hasta el final por alargar esa fecha de caducidad, ese punto sin retorno, por exprimir su amor al máximo.

En cuanto a Grace, no se regodeará en la pena cual plañidera ante las circunstancias, ella es estoica, con la cabeza bien amueblada, pragmática, con carácter, independiente, algo callada, decidida cuando hay que serlo, y una chica que se ha hecho a sí misma. Literalmente. Ya que sus padres son de todo menos eso. Como en un momento determinado los describe Sam, son como dos universitarios que se hubieran encontrado con un bebé y no supieran qué hacer con él. Eternos ausentes y cuando están son más como dos hermanos mayores que como papá y mamá. Aunque hay que reconocer que, pese a todo, ambos resultan un encanto, sobre todo la artista de su madre.

Fui a excusarme, muerto de vergüenza, y solo cuando vi que Grace cerraba los ojos y levantaba la barbilla me di cuenta de que era el momento perfecto.
Y entonces la besé. Mis labios rozaron los suyos en una caricia suave, controlada. Incluso en aquel momento, no pude evitar analizar la situación, preguntarme cómo reaccionaría Grace y qué pensaría de mí, maravillarme ante el temblor que me había tensado la piel, contar los segundos que pasaban desde que nuestros labios se tocaron hasta que ella abrió los ojos.
Grace me miró y habló con suavidad, pero también con aire burlón.
-¿Eso es todo?
Volví a posar mis labios en los suyos, pero esta vez el beso fue muy distinto.

En lo tocante a los secundarios rescato a Isabel, un personaje un tanto “odioso” en un principio, pero que en cuanto se la conoce mejor gana fuerza y un lugar propio en la historia. El resto, puro relleno. Desde Rachel y Olivia, las dos mejores amigas de Grace, hasta “la tercera en discordia”, Shelby. Están ahí, hacen apariciones esporádicas con más o menos relevancia y poco más.

Y nos queda la trama de fondo. La muerte de Jack, el hermano de Isabel, a “manos” de los lobos. Lo que desencadenará una serie de acontecimientos. Aunque no os voy a engañar, pocas o ninguna sorpresa nos encontraremos, es más, que ahora recuerde creo que solo hubo un hecho que no me esperaba. El resto, quizá se ven demasiado venir.

Sobre el final solo dejaré mi primer pensamiento al terminar de leerlo: “Que bonitoooo, pero… ¿Donde está el epílogo?. Tiene que haber un epílogo o ALGO”.

Grace me enganchó las trebillas del vaquero con los índices, metió los pulgares por dentro del pantalón y acarició suavemente los huesos de mi cadera.
-Joder, Grace -jadeé-. Tú… sobreestimas mi capacidad para dominarme.
-No espero que te domines.
Mis manos estaban bajo su blusa, pegadas a su espalda; ni siquiera recordaba cómo habían llegado hasta allí.
-No quiero… no quiero hacer nada de lo que vayas a arrepentirte.
La espalda de Grace se arqueó como si mis dedos le hubieran transmitido una sacudida eléctrica.
-Pues no pares.
Me la había imaginado diciendo aquellas palabras de mil maneras diferentes, pero ninguna de mis fantasías se acercaba a aquel vértigo.

Dicho todo esto y especialmente después de lo último mencionado quizás alguien se pregunte que cómo es que le doy al libro un 4’5 de 5. La verdad es que medité mucho su puntuación hasta que finalmente decidí valorarlo por lo que me hizo sentir mientras lo leía y el sabor que me dejó cuando terminé la última página y lo cerré. No siempre se pueden medir las obras por el mismo rasero, hay algunas que lo tienen todo, o casi, otras que con una trama brillante pueden dejarte prácticamente indiferente pues lo que nos cuenta, cómo lo hace y quien, no nos llega. Y otras que pese a tener historias de lo más simples nos enamoran por muchas otras cosas. Y este es el caso. Puede que me haya cogido en un momento más sensible y tontorrón, o puede que no, pero el caso es que a la hora de valorar han podido más esas sonrisitas tontas que se dibujaban en mis labios, las risitas y “grititos” de <<pero que amooooooor>>, la emoción por un nuevo beso o una caricia, la inmensa ternura y amor que me despertaba Sam, el pequeño nudito que se me hizo en la garganta hacia el final… Todos esos pequeños detalles son los que han ganado la batalla a la hora de valorar Temblor, que no es otra cosa que:

Una novela que te acaricia, te susurra, te enamora y te deja con una sonrisa en los labios.

—-

~Precioso vídeo promocional (sin ningún tipo de spoiler)~

(¿No es preciosa la música? Al parecer está compuesta por la propia Maggie)

—-

caigo en el abismo trémulo
tendiendo la mano hacia ti
perdiéndome en una pena helada
es este amor frágil
un modo
de decir
adiós

—-

Extra:

-Puedes leer los cuatro primeros capítulos AQUÍ

-Página de la autora => AQUÍ

-Página oficial de Temblor en España => AQUÍ

-Twitter de Maggie Stiefvater => AQUÍ

-Facebook de Maggie Stiefvater => AQUÍ

-Livejournal de Maggie Stiefvater => AQUÍ

~Viaje literario (20)

Química Perfecta, de Simone Elkeles

Dejo la portada americana porque me encanta
¿Qué huella ha dejado?:

—-

Ella. Brittany Ellis. Si Barbie fuera de carne y hueso bien podría estar en sus zapatos. Rubia rubísima, guapa guapísima, estupenda de la muerte, rica, con estilo, jefa de las animadoras y novia de Ken del capitán del equipo de fútbol.

Él. Alejandro Fuentes. Alex. De clase media-baja, chicano, vive en la parte chunga de la ciudad y es miembro de una banda latina, los Latino Blood. Lo que lo convierte en el chico malo y temido con el que es mejor no mantener relación y casi ni cruzar una mirada no sea que se ofenda y te acabe volando la cabeza.

Ambos no podían ser más distintos y sus mundos más diferentes. ¿O quizá sí que sean más parecidos de lo que creen?. Porque muchas veces no todo es lo que parece y lo que realmente somos queda oculto tras una fachada autoimpuesta por las circunstancias. Y ese es el caso de estos dos, los cuales no son más que actores que representan perfectamente su papel en las obras de teatro que son sus vidas. Brittany para no dejar ver que su existencia no es tan perfecta como parece ser y que su familia tiene problemas, y Alex porque no se puede permitir que nadie descubra que odia formar parte de la banda, que solo se unió a ella porque tras el asesinato de su padre era su única salida para proteger a su madre y sus dos hermanos pequeños, y que en realidad él quiere ser un chico normal e ir a la universidad.

Dos almas mucho más afines de lo que nadie pudiera pensar, incluidos ellos mismos, ciegos a verse tal y como son pese a cruzarse infinidad de veces por los pasillos y en las clases de su instituto. El Fairfield. Donde los “blanquitos” y los chicanos comparten los mismos espacios juntos, pero no revueltos. Pero eso va a cambiar en el momento en el que, para la clase de química, se vean obligados a compartir algo más que el mismo espacio. Entonces, poco a poco, se darán cuenta, mal que les pese y lo quieran negar, de que entre ambos existe una QUÍMICA PERFECTA.

—-

Vale, puede que no haya debido jugársela así en esto de las presentaciones. Tal vez escribir en su libreta <<Sábado noche. Tú y yo. Clases de conducción y sexo duro…>> no haya sido una jugada muy inteligente.

—-

Una historia de amor interracial e interclasista al más puro estilo West Side Story con toques de Grease en el siglo XXI y sin canciones de por medio. Con una narración sencilla, llana y sobre todo directa muy acorde a las voces que nos narran, en primera persona, su historia. Es decir, cuando vivimos a través de los ojos de Alex el vocabulario y las expresiones van en consonancia a un chico de los “bajos fondos” que está en una banda, el cual no dirá ‘osea me estoy orinando’, sino más bien ‘joder tío tengo to el meao en la punta’ y se quedará tan pancho. Parece de cajón, pero hay ocasiones en que algunos autores no tienen estos “detalles” en cuenta del todo.

Otra cosa que agradecí, y me encantó, es que la narración alternara los puntos de vista de Brittany y Alex, un rasgo que suele ser más habitual en la romántica adulta que en la juvenil, y es una pena porque siempre me ha parecido que el poder ver a través de distintos ojos una misma realidad es algo que enriquece mucho las historias y nos acerca aún más a sus protagonistas (de los cuales siempre es la chica a través de la que vemos y el pobre chico queda relegado a conocerse desde el prisma de ella). Los cuales, en este libro, son dignos de conocer de primera mano. Tanto ella como él tienen personalidad, fuerza, carácter y muy claro quienes son y por qué luchan. Sin duda se hacen querer y gustan. En cuanto a los secundarios, bueno, están ahí, no brillan excesivamente pero tampoco molestan, si he de elegir ganaría el lado chicano con Isabel y Paco.

Y para ir terminando otro punto positivo y uno negativo. El positivo, la evolución de la relación entre Alex y Brit, lenta, acompasada, acercándose sigilosamente a la fina línea que separa el “odio” del amor para cruzarla cuando menos se lo esperan. Me gustó que por una vez no fuera un amor instantáneo de los que los hacen no poder vivir el uno sin el otro antes de lo que se tarda en exhalar un suspiro. En cuanto al lado negativo, el final, donde la autora sufrió lo que yo llamo “el síndrome del algodón de azúcar”. No daré más detalles ya que no es plan de destripar nada, pero quien lo haya leído supongo que me entenderá ;P.

Una lectura muy recomendable, agradable, amena, romántica y con su puntito sensual. Si quieres descansar de tanta criatura oscura (vampiros, hombres lobos, ángeles, demonios…) y te apetece sumergirte en algo un poco más real y cercano no lo dudes y dale una oportunidad, seguro que no te arrepentirás pues esta historia se saborea hasta el final :D.

Alex me acaricia la mejilla con la yema de los dedos.
Me quedo sin respiración.
-¿Quieres besarme, Alex? -le susurro.
-Dios, si, quiero besarte… quiero saborear tus labios, tu lengua -dice mientras recorre mis labios con sus dedos, con dulzura-. ¿Y tú? ¿Quieres que te bese? No se enteraría nadie. Quedaría entre nosotros dos.

~Viaje literario (19)

EN LLAMAS, de Suzanne Collins

¿Qué huella ha dejado?:
(y porque no le puedo poner más)

—-

Atención: En esta ocasión haré una entrada breve y concisa y no una reseña propiamente dicha puesto que, como ya comenté en el Vlog, con poco que se cuente de este libro se puede incurrir en los spoilers, cosa que no quiero. Así que me limitaré a señalar cual ha sido mi percepción general de la obra y las sensaciones que me ha causado, porque tengo que hacerlo, este libro lo merece. En resumen, se puede leer tranquilamente sin miedo a encontrarse con ningún destripe de esta segunda entrega.
Y tras la advertencia vamos al lío ;D.

—-

Cuando comencé a leer este libro solo había dos cosas que tenía claras:

a) Que Katniss, con su truco final en Los Juegos del Hambre, la lió muy parda. Sin quererlo, había llevado a cabo un gesto de rebelión contra el mismísimo Capitolio. Una locura por amor es como lo etiquetaron. Sí claro…
b) El Capitolio no es precisamente tonto, amistoso y mucho menos benévolo,  ahora quiere venganza por haberle tocado las narices y destruir el símbolo de ese algo que ha empezado a cocerse y que no piensa permitir que suceda.

Partiendo de esa base yo me esperaba casi cualquier cosa, incluso me había atrevido a hacer alguna maquinación acerca de por donde podían ir los tiros. No dí ni una y Suzanne me la dio totalmente con queso. Pero que bien me ha sabido… Y es que no ha podido ser de otra manera si me he encontrado con una trama redonda, que ha superado con creces mis expectativas y que me ha dejado con tan buen sabor de boca.

¿Que segundas partes nunca fueron buenas? ¡JA!. Me atrevo a afirmar y afirmo que ‘En Llamas’ supera a su predecesora. Y ojo, eso ya es decir mucho puesto que ‘Los Juegos del Hambre’ dejó el pabellón muy alto, pero esta obra sube un escalón más. Y es que…

No lees el libro, eres parte de él. Hace que la adrenalina bombee con fuerza por tus venas, que te emociones, te indignes, te sobresaltes, te agarres con fuerza a sus páginas, suspires de alivio, maldigas en tensión, abras la boca por la sorpresa ante el giro de los acontecimientos, te sobrecojas y sonrías porque lo que estás leyendo es, simple y llanamente… Perfecto.

Suzanne Collins sabe darnos las dosis perfectas de acción, emoción, amor, tensión… Toda una serie de emociones que nos convierten en verdaderos adictos a su historia. Sabe jugar con la naturaleza humana, mostrarnos su lado cruel, destructivo, egoísta, así como el tierno, luchador y capaz de darlo todo por una causa justa.

En Llamas‘ es una muestra más de que esta trilogía está destinada a ser una de las grandes de la literatura juvenil hoy en día, y todo un clásico en el futuro.

-Es una historia que tiene que ser leída. Vivida. Disfrutada.-

-Pobre Finnick, ¿es la primera vez en tu vida que no estás guapo?
-Seguramente. La sensación me resulta completamente nueva. ¿Cómo has hecho tú para soportarlo tantos años?
-Sólo tienes que evitar los espejos. Al final se te olvidará.
-No si sigo mirándote -responde.

—-

—-

—-

PD: Tengo que decir esto o reviento. Odio los triángulos amorosos. De lo que se deduce que no disfruto nada con el rollo Gale-Katniss-Peeta ¬¬. Ale, ya está, ya lo he dicho. Uuuuf, pero que a gusto me he quedado ^O^.

~Viaje literario (18)

El libro de Jade, de Lena Valenti

¿Qué huella ha dejado?:

—-

Instrucciones de uso:

  1. Reposar el trasero en un lugar cómodo, agradable y a poder ser privado porque una vez que comiences a leer te será casi imposible parar.
  2. Tener alguna bebida refrescante a mano, básicamente para irte rehidratando, pues hay alto riesgo de deshidratación por babeo ingente y golpes de calor debidos a continuadas subidas de temperatura.
  3. Hacerse con un extintor o con una buena cantidad de cubitos de hielo. Créeme, los necesitarás. De este libro saltan llamas y A-BRA-SA.

—-

Nuestra vida, nuestros sueños, nuestro mundo… TODO puede cambiar en un solo segundo. Y para Eileen Ernepo ese instante que marcará un antes y un después será el mismo en el que Caleb McKenna, un vanirio, ser inmortal creado por los dioses escandinavos para proteger a los humanos de aquellos que no han sabido resistirse a la sangre y al poder, aparezca ante ella con sed de venganza hacia la organización que está secuestrando, torturando, experimentando y asesinando a los suyos, entre ellos su amigo, casi un hermano, Thor. Ahora es el turno de los vanirios de devolver el golpe, y empezarán por Mikhail Ernepo, el científico loco que está llevando todas aquellas atrocidades a cabo; y por su hija, Eileen, quien trabaja como relaciones públicas para la empresa familiar. Ella también tendrá que pagar. Claro que lo que Caleb no espera es que esa joven tan hermosa y pura como una diosa y tan salvaje como una amazona, se convertirá en su perdición…

—-

Caleb la tenía tan dura que en cualquier momento podía matar a alguien con el botón del pantalón. La joven era dulce y provocativa a la vez. Lo hacía a propósito.

—-

Con nuestra protagonista arrancada a la fuerza de su hogar y llevada lejos de su única familia verdadera: sus amigos Ruth y Gabriel y su pequeño cachorro de huskie, Brave; por un hombre iracundo, tremendamente imponente y atractivo que la acusa de unos crímenes que no ha cometido y que la amenaza con un futuro muy negro en el que pagará por todo ello, es como esta historia da el pistoletazo de salida. Un comienzo que te arrastra en una serie de acontecimientos que no hacen más que atraparte hasta el mismo final. Como si te tirases por una pendiente sin frenos y, aunque quisieras, no pudieras detener la caída, o como en este caso, la lectura.

Sus personajes principales, Eileen y Caleb te enamorarán desde un principio pues ella no es la típica pusilánime, ni hablar, nada más lejos de la realidad, se trata de una mujer de armas tomar, con temple, genio y una lengua afilada y sincera que no es capaz de callar ni en el peor y más tenso de los momentos. Él todo un guerrero inmortal, fuerte, varonil, duro, orgulloso, líder nato y atractivo como él solo. Pero tierno, cariñoso y temeroso de ese sentimiento que lo hace débil, bajo su pétrea coraza . Ni que decir tiene que entre ambos saltarán chispas y surgirá una relación nada fácil marcada por un comienzo con muy mal pie en el que Caleb se ganará el odio de Eileen. Pero como se suele decir “el amor y el odio salen de la misma semilla” y para nuestra protagonista será difícil distinguir, o más bien admitir, qué es lo que hay sembrado en su corazón. Y no es para menos considerando las circunstancias. Normal que piense en COLMO. ESTOCOLMO. Lo que está claro es que disfrutaremos mucho con ambos y la evolución de su historia de amor, aunque llegado a un punto nos entren ganas de zarandearlos hasta que les castañeteen los dientes, a él por orgulloso, mandón y abusón, y a ella por ser tan dura y más terca que una mula.

Por otro lado tenemos a un inmejorable elenco de secundarios con voz propia y mucho que decir y aportar en futuras entregas, estoy segura. Porque no olvidemos que esto es tan solo el principio. Y Daanna, Menw, Cahal, Noah, Adam, Ruth y Gabriel aún tienen mucho que contarnos, pero de momento en esta primera parte de la saga Vanir son sin duda la sal y la pimienta que enriquecen este suculento plato (personalmente he de decir, o sino reviento, que adoro a Cahal y a Noah ♥).

Pero no solo al plantel de personajes me remito, también nos encontramos con una trama muy bien llevada que conjunta la evolución de relación amorosa y el sexo con la intriga de los experimentos y torturas a los que son sometidos los vanirios, además de algunas sorpresas más (unas las veremos venir, otras no y nos dejarán con la boca abierta). Todo ello, como digo, hilado de manera que quedamos totalmente enredados y sin escapatoria en su red hasta llegar a un desenlace frenético, apoteósico y que no se corta un pelo (si hay que desmembrar, se desmembra, pero desmembrar pa’ ná es tontería XD). Por no hablar de esa nueva perspectiva que da de los vampiros y hombres lobo. Cuando parecía que estaba todo inventando Lena Valenti nos presenta a los vanirios y a los bersekers. Seres inmortales creados por los dioses escandinavos para proteger a los humanos, dotados de grandes dones y grandes flaquezas (sobre todo los vanirios). Confieso que me encantó esa mezcla con la mitología, y sobre todo lo tocante a las parejas vanirias (quien lo haya leído ya sabrá a qué me refiero ;D, quien no, ya lo descubrirá cuando lo lea :P).

—-

Oh, señor. ¿Y qué debía de hacer cuando le flaquearan las rodillas como le sucedía en ese momento? Hablar en ese tono tendría que estar penalizado por la ley. Y oler tan bien tendría que ser uno de los diez mandamientos.
<<No olerás nunca a mango.>>

—-

El Libro de Jade, una historia que te atrapa, te seduce, te arranca más de un suspiro (e incluso puede que algún gemido ;P), te sorprende, emociona y no te da ni un respiro en ninguno de sus capítulos. Puro fuego y puro vicio, una droga que despierta los sentidos, los deja a flor de piel y clamando por una dosis más.

Lena Valenti ha comenzado su andadura literaria con inmejorable pie con una saga que promete, y mucho. A mí ya me ha encandilado y deseando estoy de que salga la segunda parte. ¿Y tú, ya te has dejado morder, ya has escuchado a Caleb susurrarte palabras en gaélico al oído?. ¿Sí?, ¡así me gusta!. ¿No?, pues… ¡¿A qué esperas?!.

—-

-Es evidente que os creó una mujer -murmuró ella ladeando la cabeza y repasándolo con la mirada.- Creo que voy a abrir un club de fans en facebook. Club de fans de Freyja -asintió con una sonrisa.
Los vanirios eran el sueño húmedo de cualquier hembra. Bellos, fuertes y poderosos, pero a la vez débiles y sumisos ante sus mujeres. Caramba con esa tal Freyja. Era toda una artista.

—-

Por último, y no por ello menos importante, no puedo dejar de comentar el que para mí es el único fallo de la obra: las erratas. Bien sean de puntuación, bien de repetición quizá un poco excesiva de nombres propios o del mismo sustantivo en frases muy cercanas, bien aparición de letras que no deberían estar ahí tales como: <<Ves a hablar con ella>>. No he querido, en la valoración total del libro, tener demasiado en cuenta estos aspectos pues son fallos perfectamente solucionables con una nueva revisión para futuras ediciones.

En otro orden de cosas, y a título totalmente personal, hubiera agradecido la existencia de un glosario que reuniera todas aquellas palabras en gaélico que van surgiendo a lo largo de la historia. Bien es cierto que la primera vez que aparecen podemos ver un pie de página con su significado, pero solo esa vez, luego parece darse por hecho que el lector debe acordarse del concepto y, al menos por mi parte, ese no era el caso (exceptuando si acaso un par de palabras que se repetían más que el resto). Y ya si eran frases completas mejor ni hablamos…

—-

Extra:

-Blog de la autora => AQUÍ

-Web oficial de la saga => AQUÍ (yo recomendaría no indagar mucho por la web hasta haber leído el libro, pues en las fichas de algunos personajes hay pequeños spoilers).

-Facebook de Lena Valenti => AQUÍ

-Grupo Facebook ‘Saga Vanir Fans’ => AQUÍ